Ir de ruta por Vermont es cruzar puentes cubiertos, rendirte a la tentación del maple syrup embotellado como si fuera oro líquido, contagiarte de la magia de los bosques otoñales… ¡Y zamparte un helado (o unos cuantos) de Ben & Jerry’s!

¿Estás pensando en recorrer este estado de New England? Nosotros tardamos en descubrirlo, pero volvimos enamorados.

Hoy compartimos nuestra ruta por Vermont y te contamos qué ver en 4 días. Let’s go!

 

En nuestra guía de Estados Unidos encontrarás un montón de ideas para road trips y escapadas. Y recuerda viajar siempre con seguro; aquí tienes un 5 % de descuento en los de Mondo.

Ruta por Vermont - Qué ver en 4 días en el estado de New England

Aspectos prácticos del viaje

Cómo llegar a Vermont desde Nueva York

Vermont se encuentra en el noreste de Estados Unidos. Al norte, hace frontera con Canadá, y al sur, con el estado de Massachusetts. El vecino del este es New Hampshire y, el del oeste, el estado de Nueva York.

Para llegar hasta allí:

  • Nosotros volamos de Nueva York a Burlington, la mayor ciudad de Vermont. El vuelo dura más o menos 1 h y nos costó $150 por persona.
    Es en un avión pequeño en el que te dan solo agua y un snack, así que recuerda llevar comida si quieres.
  • En el aeropuerto de Burlington (BTV) encontrarás varias compañías de alquiler de coche, y la carretera interestatal 89 está justo al lado, así que puedes ponerte en ruta en cuanto llegues.
  • También puedes llegar a Vermont en coche, una opción interesante sobre todo si sois varios viajeros. Desde Nueva York, tienes unas 5 horas de trayecto.
    Aunque, si tienes más tiempo, aprovecha y monta una ruta por New England recorriendo también otros estados vecinos, ¡es una zona preciosa!

Cómo organizar una ruta por Vermont

Dónde dormir en Vermont

Vermont es un buen destino para un road trip en el que cada día hagas noche en un lugar distinto y, en el apartado de la ruta, te propondremos distintos lugares donde dormir.

Nosotros viajábamos con nuestra peque y preferimos tener una base a la que volver cada día, así que decidimos alojarnos en Stowe, un pueblo de montaña del norte del estado situado junto a algunas de las carreteras más bonitas.

Además de hoteles, en esta zona de Vermont encontrarás muchos resorts de montaña con apartamentos.

Nosotros nos alojamos en un apartamento y nos fue genial para poder turistear durante el día y luego cenar allí, ya que muchos restaurantes cierran pronto (algunos abren hasta las 22:00, pero la cocina cierra antes).

Si prefieres hacer base en el sur del estado, otra zona muy popular es el pueblo de Woodstock y los alrededores.

Dónde dormir en Vermont - Resort de montaña en Stowe

El otoño en Vermont y cuándo visitar el estado

Aunque no conozcas Vermont, seguro que has visto infinidad de fotos de sus bosques teñidos de rojo fuego en otoño.

La mayor parte del estado está revestido de arces y es uno de los destinos más populares de Estados Unidos para ver el fall foliage, el espectáculo del cambio de color de las hojas.

El fall foliage suele alcanzar el punto álgido a principios y mediados de octubre, y, aunque tiene que ser una época increíble para ir de ruta por Vermont, también es carísima, los alojamientos se agotan con meses de antelación y las carreteras se ponen a tope de leaf peepers (viajeros a la caza de hojas otoñales).

Ruta por Vermont en otoño para ver el fall foliage

Nosotros viajamos la tercera semana de septiembre y nos pareció una época fantástica. Los paisajes ya empezaban a mancharse de amarillo y de rojo, pero nos hizo un tiempo buenísimo (sobre 5 grados por la mañana pero unos 20 durante el día) y apenas encontramos turismo, ya que había acabado la temporada de verano pero aún no había empezado el fall foliage.

En invierno, Vermont es un destino muy popular para esquiar. Pero, si tu intención es hacer turismo, debes saber que la acumulación de nieve hace que algunas carreteras de montaña cierren.

En primavera, por lo que leímos, algunos senderos están tan embarrados por la nieve fundiéndose que es complicado hacer excursiones, lo que se conoce como mud season.

Así que nuestra elección sería viajar a Vermont desde junio hasta mediados de octubre.

Maple syrup y jarabe de arce de Vermont

Consejos para conducir en una ruta por Vermont

  • Cuando puedas, muévete por caminos secundarios. Muchos hogares y granjas están dispersos por zonas boscosas a las que se llega solo por pequeños caminos. Solo desviándote de las carreteras principales descubrirás esa otra faceta de Vermont.
  • Lleva snacks y algo de comer en el coche. En algunas zonas, no encontrarás restaurantes cerca, o, si estás acostumbrado a comer o cenar en horario de gran ciudad, es probable que ya hayan cerrado.
  • En Vermont todo el mundo se mueve en coche y la mayoría de tiendas se encuentran junto a la carretera. Por ejemplo, puedes ir conduciendo a 60 o 70 km/h y, de repente, ver una cafetería junto a la carretera.
    Es fácil pasar los negocios de largo, por lo que tendrás que estar atento para saber dónde quieres parar y cuándo tienes que girar para entrar al aparcamiento de la tienda.
  • Vermont es un estado pequeñito, pero te recomendamos no intentar ver muchísimo en un día. Un trayecto de un ratito puede convertirse en una ruta de horas, porque junto a la carretera vas encontrando senderos de excursiones, casitas tan fotogénicas que tienes que parar a inmortalizarlas… Es un estado que se merece que te regales tiempo y calma.
  • El GPS no es necesario casi nunca, pero bájate el mapa de Google Maps sin conexión y guárdate allí los lugares de interés para poder consultarlo, ya que en varios sitios que visitamos no teníamos internet.
  • Toma nota de estos consejos para conducir por Estados Unidos si nunca has ido de road trip por el país.

Road trip por Vermont, qué ver en 4 días

Viajar a Vermont con niños

Vermont nos pareció un destino perfecto para visitar en familia: las carreteras son tranquilas, se pueden hacer muchísimas excursiones sencillas entre bosques y cascadas y es fácil alquilar un apartamento entero para hacer vida allí en vez de una habitación de hotel.

Además, si viajas en otoño, podrás llevar a tus peques a un laberinto de maíz (corn maze), a un campo de calabazas o un manzanar a recoger frutas…

Nosotros viajamos con nuestra peque de 7 meses y lo único que recomendamos es llevarte una mochila de porteo para las excursiones, la silla del coche (o alquilarla con el coche) y una cuna de viaje.

La cuna se puede alquilar allí (busca Vermont baby equipment rental y encontrarás varias empresas), pero es bastante caro. Nosotros viajamos con la Guava Lotus Travel Crib, que subimos al avión como equipaje de mano y es muy fácil de montar y desmontar.

Ruta por Vermont en 4 días

Tras compartir la información práctica, ¡nos ponemos al volante para empezar a explorar el estado! En este mapa puedes ver los lugares que visitamos cada día.

Día 1: De camino a Stowe

El primer día de ruta por Vermont lo dedicamos a algunos de los lugares más típicos (aunque no por ello menos divertidos) del estado: la fábrica de los helados Ben & Jerry’s y varias tiendas de productos locales.

Alquilamos un coche con la compañía National en el aeropuerto de Burlington y nos incorporamos a la I-89, la autovía interestatal que recorre Vermont de nortoeste a sureste y conecta el estado con Canadá y New Hampshire.

A pesar de ser la autovía principal, es bastante tranquila, con dos carriles para cada sentido y campos y bosques rodeándola. Y, de vez en cuando, algún cartel que avisa de Moose Crossing (cruce de alces) o Bear Crossing (de osos)… ¡Mucho cuidado si conduces de noche!

Ruta por Vermont, la mejor época para viajar

La fábrica de Ben & Jerry’s

Desde allí, nos desviamos hacia el norte por la carretera 100. Primera parada: la Ben & Jerry’s Factory Tour.

  • La fábrica de Ben & Jerry’s es una de las principales atracciones de Vermont, ya que a los estadounidenses les chiflan los helados de esta empresa (y a nosotros una tarrina tampoco nos dura ni dos días en el congelador, para qué mentir).
  • Puedes entrar gratis a la tienda de recuerdos, comprar un helado (también tienen sabores veganos) y pasear hasta el cementerio de sabores, lleno de lápidas con epitafios muy divertidos para cada sabor que han dejado de fabricar.
  • O puedes apuntarte a uno de los tours por la fábrica que salen cada pocos minutos, que cuestan $4 (precio actualizado en la web). Duran unos 25 minutos y la fábrica se ve desde arriba y muy poco tiempo, pero al final del tour te dan a probar el sabor de helado del día, así que todos contentos.

Visitar la fábrica de Ben and Jerrys, en Vermont

Dónuts de sidra, maple syrup y tiendas típicas

Volvimos a incorporarnos a la carretera 100 en dirección a Stowe pero, por el camino, aprovechamos para parar en varias tiendas típicas.

Márcatelas en el mapa, ya que es fácil pasarte las entradas de largo si no sabes a qué altura de la carretera están.

  • Cabot Farmer’s StoreEsta cooperativa de granjeros del pueblo de Cabot fabrica algunos de los quesos y productos lácteos más famosos de Vermont.
    En su tienda encontrarás degustaciones gratis de decenas de quesos, y también puedes comprar otros productos locales como cervezas, sidras o jarabe de arce.
  • Cold Hollow Cider Mill¿Quién puede resistirse a un dónut de sidra (apple cider doughnut) recién preparado? En esta tienda puedes ver cómo los elaboran y cómo prensan las manzanas para elaborar una de las sidras (sin alcohol) más ricas de Vermont. Además, venden miles de recuerdos y de productos locales.
  • Stowe Maple Products. Los dueños de esta tienda hierven y embotellan la savia del arce allí mismo para elaborar su delicioso maple syrup.
    Aunque nosotros la visitamos fuera de temporada y no pudimos ver el proceso, nos lo contaron y nos encantó el trato cercano. Además, los precios están bien. ¡Muy recomendable para comprar productos de maple!

Stowe Maple Company, para comprar maple syrup en Vermont

El Gold Brook Covered Bridge

A continuación, nos desviamos para visitar el primero de los muchos puentes cubiertos de Vermont que encontraríamos durante el viaje, una de las imágenes más representativas y pintorescas del estado.

Aunque acabas viendo tantos que los últimos ya no impresionan tanto, a nosotros nos emocionaron mucho porque nos recordaron a Los puentes de Madison… ¡pero esos están en Iowa!

¿Sabías que en Vermont sobreviven más de 100 puentes cubiertos de madera? La mayoría se construyeron durante el siglo XIX por una razón práctica: proteger el paso sobre ríos y riachuelos de las inclemencias meteorológicas.

  • El primero que visitamos es el Gold Brook Covered Bridge, que data de 1844. Puedes bajar hasta el riachuelo por un sendero, pero cuidado…
  • Porque, según una leyenda moderna, por allí ronda el fantasma de Emily, una chica de la zona que se suicidó en el puente después de que la abandonaran en el altar. De ahí el nombre que a veces se da a esta estructura: Emily’s Bridge.

Qué ver en Vermont - El puente cubierto Gold Brook Covered Bridge

En vez de volver a la carretera 100, condujimos hasta Stowe por una carretera de bosque con casas preciosas. En un momento dado, encontramos un pequeño estanque con un reflejo de los árboles que parecía salido de un cuadro. ¡Qué paz y qué belleza!

Nosotros llegamos tarde a Stowe y fuimos a comprar comida (te recomendamos el supermercado Shaw’s) para instalarnos en el apartamento.

  • Pero, si llegas con tiempo, puedes recorrer un tramo del Stowe Recreation Path, un sendero asfaltado que serpentea entre naturaleza por el pueblo y más allá.
  • Se extiende más de 8 km, pero puedes recorrer solo un trozo y luego parar en alguna cervecería, como Idletyme, a catar alguna de las cervezas o sidras locales. Tienes una buena excusa: ¡Vermont es el estado con más cervecerías por habitante!
 

Hoteles y resorts en Stowe. Aquí encontrarás sitios donde dormir en Stowe la primera noche del viaje.

Paisaje de otoño en Vermont - Lago cerca de Stowe

Día 2: La ruta 108

La Route 108 de Stowe a Jeffersonville

El segundo día de ruta por Vermont lo dedicamos a recorrer una de las carreteras más espectaculares del estado: la Route 108, conocida también como Smuggler’s Notch o Mountain Road.

Se trata de un paso de montaña que va elevándose y ondulándose entre bosques y peñascos a la sombra del Mount Mansfield, la montaña más alta de Vermont.

Por el camino, encuentras varios resorts de montaña y pistas de esquí. Cuidado si viajas en invierno, ya que, con la primera nevada, la parte norte de la carretera cierra hasta la primavera.

Nosotros recorrimos la Route 108 de Stowe a Jeffersonville, un trayecto que, sobre el mapa, es de unos 20 minutos. Pero nos llevó más de 2 horas, ya que hay varios sitios donde parar:

  • Bingham Falls. Esta excursión por el bosque es bastante fácil (unos 40 minutos ida y vuelta) y la recompensa son unas bonitas cascadas, además de la tranquilidad del sendero. El último tramo del camino tiene pendiente y es por rocas algo resbaladizas, así que nos turnamos para quedarnos con la peque.
    Qué ver en una ruta por Vermont - Las Bingham Falls
  • Toll Road y góndola. Esta carretera de pago sube en zigzag hacia el Mount Mansfield. No subimos porque es muy cara ($25 por coche y conductor + $9 por persona) y teníamos un día a tope, pero las vistas desde arriba prometen. También puedes subir el teleférico SkyRide (también carísimo; $30 por persona).
  • Smuggler’s Notch y el centro de visitantes. El camino se inclina y estrecha cada vez más a medida que te acercas al Smuggler’s Notch, un desfiladero con enormes pedruscos junto a la carretera. Es un sitio muy popular para senderismo y escalada. Si quieres hacer alguna excursión, aparca junto al pequeño centro de visitantes y pide un mapa o información.
  • Grist Mill Covered Bridge. Un puente cubierto muy cerca de la Route 108. Puedes aparcar al lado y bajar andando hasta el río.

La carretera Smuggler's Notch de Stowe a Jeffersonville

Jeffersonville, Johnson y puentes cubiertos

Tras recorrer el tramo más bonito de la Route 108, llegamos al pueblecito de Jeffersonville.

  • Jeffersonville tiene una calle principal con casitas preciosas, con una biblioteca, un restaurante, un par de tiendas… Nosotros comimos en el restaurante 158 Main, muy auténtico y con variedad de platos.
    Qué ver en Vermont - El pueblo de Jeffersonville
  • A continuación, nos dirigimos a otro puente cubierto muy cerca del pueblo: el Poland Covered Bridge, o Cambridge Junction Bridge. Al lado del puente, encontrarás información del pasado ferroviario de la zona y un parque infantil que recrea una estación de tren.
  • Incorporándonos a la carretera 15, llegamos al pueblecito de Johnson, que, como Jeffersonville, también tiene una calle principal con una hilera de casitas interesantes.
    Aprovechamos para comprarnos unos maple candy (caramelitos de arce, ¡puro azúcar!) en una tienda y un cuento para la peque en la genial librería Ebenezer Books.
    Qué ver en Vermont - El pueblo de Johnson
  • A la salida del pueblo, aprovechamos para visitar dos puentes cubiertos más: el Power House Covered Bridge, con macetas de flores en las ventanas, y el Scribner Bridge.

Las Moss Glenn Falls

Nos incorporamos a la carretera 100 y, conduciendo entre campos de maíz, nos dirigimos al último destino del día: las cascadas Moss Glenn Falls.

  • El sendero de esta excursión empieza en una carretera secundaria. Nos adentramos en el bosque siguiendo un riachuelo y pronto comenzamos a encontrar grandes árboles caídos junto al camino… ¡Los talan los castores!
    Pronto encontramos, también, un gran dique en el agua. Increíble el trabajo que un animal tan pequeño lleva a cabo.
  • Al cabo de unos 10 minutos, el sendero empieza a elevarse por una ladera del bosque y pronto aparecen las bellísimas cascadas Moss Glenn Falls, precipitándose desde lo alto.

Para terminar el día, regresamos a Stowe por un camino secundario (Brownsville Road) salpicado de casas, granjas y campos, una imagen perfecta para terminar el segundo día de ruta por Vermont.

 

Dónde dormir. Si prefieres no dormir de nuevo en Stowe, puedes buscar hotel en Montpelier (la capital de Vermont). A la mañana siguiente, puedes visitar la cantera de mármol Rock of Ages e incorporarte a la ruta del día 3 directamente en Warren.

Día 3: La carretera 100

El objetivo de nuestro tercer día de ruta por Vermont era recorrer la carretera 100, una de las Scenic Routes (rutas panorámicas) del estado, hacia el sur.

¿Te acuerdas de que el primer día ya paramos en varias tiendas de esta carretera? Pues bien: conduciendo hacia el sur, una vez dejas atrás el cruce con la autovía I-89, la carretera 100 se vuelve mucho más tranquila, con los bosques otoñales y montañas como única compañía.

Menudo placer conducir por allí, qué lástima que haya pocos lugares para parar a inmortalizar el paisaje… ¡Pero lo tenemos bien guardado en la memoria!

Warren y las Warren Falls

  • La primera parada que hicimos fue en el pueblecito de Warren. Allí, te recomendamos entrar a la Warren Store, una de las encantadoras general stores (tiendas donde venden un poco de todo) de Vermont. Tienen bollos, café, sándwiches… Y una terraza con buenas vistas del riachuelo vecino.
  • Saliendo del pueblo, encontrarás otro puente cubierto para regresar a la carretera 100, el Warren Covered Bridge.
  • En este tramo, la carretera sigue el río Mad River. Para verlo de cerca, a unos km de Warren paramos en las Warren Falls, unas piscinas naturales en el río donde los lugareños se refrescan en verano.
    Solo tienes que caminar unos 5 minutos por el bosque para encontrar las primeras.

La Warren General Store, una parada en la ruta por Vermont

La carretera 125

En este momento de la ruta por Vermont, nos desviamos para conducir por otra carretera espectacular: la Route 125, conocida también como Middlebury Gap.

  • En el cruce de la 100 y la 125 se encuentra el mini pueblo de Hancock. Paramos a tomar un café en el hotel, que ha visto mejores tiempos (y condiciones higiénicas) pero nos resultó un lugar muy auténtico.
    Guía para viajar por Vermont - El pueblo de Hancock
  • A continuación, nos adentramos en la Route 125. Se trata de una carretera que cruza de este a oeste el Green Mountain National Forest, el bosque nacional de Vermont.
  • Nosotros llegamos casi hasta el final, hasta el pueblecito de Ripton, y luego dimos marcha atrás para volver a la carretera 100 (un desvío de unos 40 minutos en total).
  • La carretera transcurre entre bosques, curvándose y ascendiendo y descendiendo, y es una maravilla. ¡Hubiéramos parado cada pocos metros para sacar fotos!

La carretera 125 - Guía para viajar por Vermont

Thundering Brook Falls

De vuelta a la carretera 100, seguimos en dirección sur y paramos a comer en el pueblo de Killington, conocido por su estación de esquí.

  • Allí hicimos la mini excursión a las Thundering Brook Falls. Caminas unos 10 minutos entre vegetación hasta llegar al bosque y, desde allí, ves unas preciosas cascadas.
    También puedes subir por el bosque para verlas desde arriba.
  • Para llegar hasta el sendero de la excursión, pasamos por un estanque lleno de paz llamado Kent Pond.

Qué hacer en Vermont - Excursión a las Thundering Brook Falls

Woodstock

Para terminar el tercer día de ruta por Vermont, paramos en el que muchos aseguran que es el pueblo más bonito del estado: Woodstock (no, no es el Woodstock del festival: ¡ese está en el estado de Nueva York!).

Y es cierto que es un pueblo muy fotogénico, que derrocha ese encanto único de New England: hogares y fachadas de cuento, tiendas caras y coquetas, flores y banderas estadounidenses por todas partes…

Aun así, a nosotros nos pareció incluso demasiado idílico y algo artificial, sobre todo en comparación a lo que hasta entonces habíamos visto. ¡Pero merece un paseo!

  • Aunque es pequeñito, Woodstock es un destino muy popular y es un poco más difícil aparcar. Nosotros aparcamos en parquímetro, pero a partir de las 4 de la tarde ya no cobran.
  • En el centro del pueblo encontrarás el puente cubierto Middle Covered Bridge, que cruza el río Ottauquechee.
  • Pasea también por la calle principal, la carretera 4, donde te esperan infinidad de tiendas y restaurantes.
  • Saliendo del pueblo por la carretera 4, encontrarás otro puente cubierto, el Taftsville Covered Bridge.
 

Hoteles y pensiones en Woodstock. En vez de volver a Stowe, una opción es hacer noche en Woodstock y, a la mañana siguiente, visitar otros pueblos con encanto hacia el sur, como Weston, Grafton o Chester.

Ruta por Vermont - El pueblo de Woodstock

Día 4: Stowe y Burlington

Para nuestro cuarto y último día de ruta por Vermont, nos centramos en dos destinos: el pueblo de Stowe y la ciudad de Burlington, donde a la mañana siguiente tomaríamos el vuelo de regreso a Nueva York.

El pueblo de Stowe

Aunque ya llevábamos varios días en Stowe, aún no habíamos tenido ocasión de visitar el centro histórico del pueblo.

  • El centro de Stowe son apenas 4 manzanas alrededor de la carretera 100. Por la parte trasera de los edificios, hay aparcamiento gratuito.
  • Encontrarás una iglesia, un par de cafeterías, un centro de información turística, unas cuantas tiendas…
  • Nosotros desayunamos en el Café on Main y luego dimos una vuelta por la Stowe Mercantile, una tienda de recuerdos gigante. Ten en cuenta que Stowe es un destino bastante turístico y todo es caro: ¡mejor si has podido comprar los souvenirs en otro lado!
  • Si tienes tiempo, desde detrás de la iglesia puedes tomar el camino Stowe Recreation Path, del que te hablábamos en la ruta del primer día.

Qué ver en Vermont - El pueblo de Stowe

Percy’s Farm Corn Maze

Aprovechando que visitamos Vermont en época casi otoñal, tras pasear por el centro de Stowe nos dirigimos a las afueras para visitar el Percy’s Farm Corn Maze, un laberinto en un campo de maíz.

  • Es una atracción muy típica de otoño y, aunque es más para niños que para adultos, nos pareció divertida. Eso sí, mejor no ir en un día de mucho calor, ya que no hay refugio del sol.
  • Se tardan unos 20 – 30 minutos en recorrerlo… ¡dependiendo de tu orientación y de cuánto te pierdas!

Percys Farm Corn maze, un laberinto de un campo de maíz en Vermont

Burlington

Y, desde Stowe, volvimos a ponernos en marcha hacia la última parada de nuestra ruta por Vermont: Burlington, la mayor ciudad del estado, que se extiende junto al Lake Champlain.

Se llega por la I-89 y es el único lugar del viaje donde encontramos bastante tráfico (aunque nada en comparación a otras ciudades de Estados Unidos).

Eso sí: es una ciudad con mucho ambientillo, vida universitaria, restaurantes y bares… y aparcar es complicado, así que es probable que te toque pagar.

  • Para empezar, aparcamos (en una zona de pago, $3 por hora) junto al Lake Champlain para contemplar el lago de cerca. Como curiosidad, aunque tú estás en la orilla de Vermont, lo que ves al otro lado ya es el estado de Nueva York.
    El Waterfront Park, un parque muy agradable para tumbarte a descansar, bordea el agua. Si te apetece, desde allí salen cruceros por el lago. O también puedes disfrutar de una cerveza artesana en la cervecería Foam Brewers.
  • El centro de la ciudad está a 15 minutos a pie, pero cuesta arriba, así que puedes mover el coche. Pero prepárate para fundir los últimos dólares del viaje: ¡aparcar en el centro nos costó la friolera de $5 por hora!
  • El corazón de Burlington es Church St Marketplace, una encantadora calle peatonal colmada de tiendas de todo tipo, restaurantes, terrazas de bares… ¡Se respira un ambiente genial!
  • Nosotros aprovechamos para tomar un café en Uncommon Grounds, un helado en Ben & Jerry’s y para pasear por la librería independiente Crow Bookshop.

Guía para visitar Vermont - La ciudad de Burlington

Cuando caía la tarde, nos despedimos de Burlington, y, como teníamos que levantarnos de madrugada para el vuelo de vuelta, esa noche la pasamos en un hotel muy cerca del aeropuerto.

Burlington también está a solo 15 minutos del aeropuerto, pero los alojamientos son más caros.

¡Y aquí acaba nuestra ruta por Vermont en 4 días! Esperamos haberte animado a recorrer este bellísimo estado de New England y admirar sus pueblecitos, puentes y naturaleza.

Si la guía te ha servido, como siempre, nos encantaría que nos dejaras un comentario y nos cuentes qué tal tu viaje. ¡Mil gracias por leernos!

Código de confianza

Si compras a través de algunos de los enlaces de A Nueva York, nos dan una pequeña comisión. Así podemos compartir guías gratis, independientes y sin anuncios. ¡Gracias! Nuestro código de confianza.

45 consejos para viajar a Nueva York

¿Quieres recibir las nuevas guías de Nueva York?

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y te enviaremos los '45 consejos para preparar tu viaje a Nueva York'