¿Has oído hablar del baño de Keith Haring en Nueva York y te gustaría visitarlo?

Hoy te enseñaremos esta obra escondida en un edificio del Greenwich Village y te contaremos cómo contemplarla de cerca en tu próximo viaje.

🌟 Aquí tienes otros secretos de Nueva York que seguro que te encantará descubrir.

El mural de Keith Haring en Nueva York en un lavabo

La historia del mural de Keith Haring en un baño

En 1988, el LGBTQ+ Community Center, un centro comunitario del Greenwich Village que se creó para dar apoyo a los neoyorquinos LGBTQ+ durante la epidemia del sida, organizó una exposición.

Y no una exposición cualquiera: para celebrar que se cumplían 20 años de la revuelta de Stonewall, el centro invitó a 50 artistas a pintar en todos los recovecos del edificio, desde las puertas hasta las parades.

Uno de los artistas elegidos para la ocasión fue Keith Haring, quien recibió instrucciones muy simples: podía pintar lo que quisiera en el baño de hombres de la segunda planta del centro.

En aquel momento, Haring ya sabía que tenía VIH, pero seguía trabajando sin descanso para concienciar, informar y normalizar a través de su arte.

El resultado es la obra que aún podemos ver hoy, que el artista decidió titular Once Upon a Time (Érase una vez) en referencia a la liberación sexual antes de que el sida asolara la ciudad.

El mural de Keith Haring en un baño de Nueva York

Cómo visitar el baño de Keith Haring en Nueva York

Menos de un año después, en febrero de 1990, Haring murió en su apartamento del Greenwich Village de complicaciones relacionadas con el sida.

Pero, por suerte para todos los que admiramos su obra, unas décadas después el mural sigue allí y podemos contemplarlo en persona.

Cómo visitar el baño de Keith Haring en Nueva York

Para visitar el mural de Haring, tendrás que dirigirte al LGBTQ+ Community Center, en el Greenwich Village (208 W 13 St).

Este centro comunitario es muy activo, con exposiciones artísticas, una cafetería de lo más agradable, charlas, cuentacuentos para los peques…

En las horas de apertura, que puedes consultar en su web, puedes entrar gratis cuando quieras.

Entra por la puerta principal, sube por las escaleras hasta el primer piso y, frente a ti (además de obras de otros artistas en la misma planta), verás una puerta con un cristal transparente señalizada como «Keith Haring Bathroom».

La habitación es el esqueleto de un baño: azulejos blancos, tuberías, la huella de los antiguos orinales en el suelo…

Pero la obra de Haring sigue allí, pinceladas negras llenando la parte superior del baño de formas fálicas, escenas sexuales y sus tan características figuras.

El baño de Keith Haring en Nueva York - LGBTQ Community Center

Cómo visitar el baño de Keith Haring en Nueva York

Tan vívida y provocadora como imaginamos que tuvo que ser cuando la pintó, hace unas décadas, en un contexto tan distinto.

Acércate a la ventana y, a través del cristal, podrás contemplar una tranquilísima calle del Village en un día normal en la Gran Manzana.

Quién diría que entre estas paredes se esconde esta obra, ¿verdad? ¡Nos encantan estos secretos de Nueva York!

Cómo ver el mural de Keith Haring en un baño de Nueva York

Un café en el centro comunitario LGBTQ del Greenwich Village

Tras visitar el baño de Keith Haring, si hace buen tiempo, te recomendamos tomar un café en el patio del centro comunitario.

Muy cerquita, puedes seguir esta ruta por el West Village y sus lugares emblemáticos, caminar hasta Little Island y disfrutar de un paseo junto al río Hudson, comer en el mercado de Chelsea… ¡Es una zona con mil y un planes!

Un poquito de Keith Haring

Por último, te dejamos un fragmento de una entrevista que la revista Rolling Stone hizo a Keith Haring en verano de 1989, unos meses antes de su muerte, y que de algún modo retrata el Nueva York de aquella época.

El artista sabía que estaba enfermo e intentaba que sus últimas obras fueran más relevantes que nunca.

Keith Haring pintando el mural Once Upon a Time en Nueva York

Do you get more impatient with the trivial things in life?

The opposite. Nothing is trivial. I wish I didn’t have to sleep. But otherwise, it’s all fun. It’s all part of the game.

[He is quiet, and then he looks up.] There’s one last thing in my head. With the thought of – of summing up. My last show in New York felt like it had to be the best painting that I could do. To show everything I have learned about painting.

The thing about all the projects I’m working on now – a wall in a hospital or new paintings – is that there is a certain sense of summing up in them. Everything I do now is a chance to put a – a crown on the whole thing. It adds another kind of intensity to the work that I do now; it’s one of the good things to come from being sick.

If you’re writing a story, you can sort of ramble on and go in a lot of directions at once, but when you are getting to the end of the story, you have to start pointing all the things toward one thing.

That’s the point that I’m at now, not knowing where it stops but knowing how important it is to do it now. The whole thing is getting much more articulate. In a way it’s really liberating.

Cuéntanos, ¿has podido visitar el baño de Keith Haring en Nueva York? ¿Has visto otras obras del artista en la ciudad o en otros lugares del mundo?

Prepárate para Nueva York

Recibe guías exclusivas de NYC en tu correo

Únete gratis a la newsletter y te enviaremos 'Top 25 lugares para ver el skyline' y 'Cómo organizar un viaje inolvidable a NYC', ¡además de otros consejos y trucos!

!
Terms and Conditions checkbox is required.
Something went wrong. Please check your entries and try again.
Código de confianza. Si compras a través de algunos de los enlaces, recibimos una comisión que nos permite seguir escribiendo guías de Nueva York gratis e independientes. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio