La estatua más emblemática de Nueva York guarda muchos secretos

A finales del siglo XIX y a principios del siglo XX, la Estatua de la Libertad marcaba la entrada a América para muchos. Desde su pedestal en Liberty Island, en Nueva York, daba la bienvenida a los barcos llegados del Viejo continente con la promesa de una vida mejor.

Seguro que has visto esta escena tantas veces en la pantalla, que puedes imaginar la antorcha apareciendo ante miles de ojos inquietos y esperanzados, sirviendo como la primera imagen de un país desconocido… Símbolo de libertad y de esperanza, de un nuevo hogar repleto de oportunidades.

Pero, aunque hoy en día sea el monumento más emblemático de Nueva York, la enigmática Lady Liberty esconde todavía muchos detalles e historias. ¡Te invitamos a conocerla un poco mejor con estas 10 curiosidades sobre la Estatua de la Libertad!

Visitar Estatua de la Libertad corona y pedestal Nueva York-4

Curiosidades de la Estatua de la Libertad

  1. El nombre original de la estatua es La libertad iluminando el mundo.
    Hoy en día todos la conocemos como Statue of Liberty o Estatua de la Libertad, pero el nombre original de la estatua es algo más largo y grandioso: Liberty Enlightening the World, o La libertad iluminando el mundo.
  2. Se construyó en París durante ocho años y llegó a Nueva York en 214 cajas.
    El diseñador de la estatua fue el francés Auguste Bartholdi, y él y su equipo la construyeron en París a lo largo de ocho años (desde 1876 hasta 1884). El 4 de julio de 1884, la regalaron oficialmente a Estados Unidos, aunque fue en 1885 cuando la desmontaron, la embalaron en 214 cajas y la mandaron en barco al otro lado del Atlántico.
  3. Lady Liberty celebra su cumpleaños el 28 de octubre.
    Lady Liberty llegó a Nueva York en 1885, pero todavía faltaba construir el pedestal donde se alzaría. La inauguración oficial de la Estatua de la Libertad tuvo lugar el 28 de octubre de 1886, con el presidente Grover Cleveland y el escultor Auguste Bartholdi presentes. Desde entonces, la estatua celebra su cumpleaños cada 28 de octubre.
    Estatua de la Libertad de noche
  4. La estatua podría haberse construido en Central Park.
    La primera vez que Bartholdi visitó Nueva York, en 1871, barajó Central Park y Prospect Park como posibles hogares de la Estatua de la Libertad. Finalmente se decantó por la isla Bedloe’s Island (hoy en día, Liberty Island) porque, gracias a la localización cercana al puerto, la estatua sería lo primero que los inmigrantes verían al llegar al Nuevo Mundo.
  5. Gustave Eiffel diseñó las entrañas de la estatua.
    Auguste Bartholdi encargó el diseño del armazón del interior de la estatua al ingeniero Gustave Eiffel, el mismo que unos años después construiría la Torre Eiffel en París.
  6. La Estatua de la Libertad fue un faro.
    Había sido la idea inicial de Bartholdi desde que imaginó a su gran dama, y en 1886 la estatua se convirtió en un faro. Pero ni el emplazamiento ni la tecnología eran óptimos y la luz apenas era visible, así que en 1902 la estatua volvió a su estado original de escultura.
  7. El color verdoso se debe a la oxidación.
    ¿Imaginas a la Estatua de la Libertad sin su característico color verdiazul? Imposible, ¿no? El color se debe a la oxidación de la pátina de cobre que recubre la estatua, y en 1906 el Congreso estadounidense propuso destinar miles de dólares a repintarla para que reluciera como el primer día. La oposición popular fue tan fuerte, que al final no se pintó. La antorcha que ves hoy en día (que sustituyó a la original en 1986) brilla porque está recubierta de oro.
    Estatua de la Libertad Ferry Staten Island
  8.  La antorcha no se abre al público desde 1916.
    El 30 de julio de 1916, durante la Primera Guerra Mundial, los alemanes atacaron una isla próxima a Liberty Island donde los aliados guardaban munición. La explosión, conocida como explosión Black Tom, hizo que algunos fragmentos salieran despedidos por toda la bahía e impactaran contra la Estatua de la Libertad, dañando la antorcha. Desde entonces, la antorcha está cerrada al público. Lo máximo que puedes hacer es subir a la corona de la estatua… o ver las vistas desde la antorcha mediante esta webcam en directo.

    Estatua de la Libertad webcam

    La Estatua de la Libertad vista desde la webcam de la antorcha

  9. Los pies de la Estatua de la Libertad.
    Por su posición en el pedestal, no podemos verle los pies a Lady Liberty. Pero no están escondidos, sino que se asoman por debajo de la túnica sobre cadenas rotas, simbolizando así la libertad.
  10. Un regalo de Francia con crowdfunding incluido.
    Seguro que has oído que la Estatua de la Libertad fue un obsequio fraternal de Francia a Estados Unidos, pero la historia es algo más enrevesada. Auguste Bartholdi soñaba con construir un enorme faro con forma de mujer que iluminara la entrada al Canal de Suez, en Egipto.
    Los planes no salieron adelante, así que decidió probar en Estados Unidos, aunque tampoco fue nada fácil convencer a los estadounidenses del proyecto. Le costó años reunir financiamiento para construir la Estatua de la Libertad, y durante mucho tiempo, los neoyorquinos tampoco se mostraron entusiasmados con la labor de donar dinero para construir el pedestal.

¿Sabías que…? Ante la falta de fondos, el editor Joseph Pulitzer (los Premios Pulitzer llevan su nombre) publicó en su periódico una llamada a que los estadounidenses donaran dinero para construir el pedestal de la estatua. A cambio, el nombre de cada contribuyente se imprimiría en el periódico. La estrategia fue genial: en unos meses se recaudaron más de $100 000 y mucha gente compró el periódico solo para ver su nombre impreso.

Cómo visitar la Estatua de la Libertad

Curiosidades sobre la Estatua de la Libertad