Si navegar por el subway es estresante para un adulto, cuando te toca subir por primera vez al metro de Nueva York con niños o con bebés los interrogantes se multiplican.

¿Los peques pagan? ¿Dónde está el ascensor? (spoiler: es probable que no haya) ¿Dónde metes el carrito?

No te preocupes, porque, como siempre, aquí estamos para compartir nuestra experiencia (y meteduras de pata) como habitantes de la ciudad. Ve levantando pesas y haciendo brazos: ¡te contamos cómo moverte en el metro de Nueva York con niños y bebés!

 

En nuestra sección de viajar a Nueva York con niños encontrarás las guías que hemos publicado hasta ahora.

Una estación del metro de Nueva York

¿Qué tengo que saber del subway?

Líneas, direcciones, paradas, horarios, precios… Antes de seguir leyendo, pásate por nuestra guía fácil (pero con todo lo que necesitas saber) del metro de Nueva York para entender cómo funciona.

¿Ya no te suena a chino lo de Uptwon, MetroCard, Pay-per-Ride, Local…? Genial, ¡pues vamos a ver cómo subir al subway en familia!

¿Los niños pagan en el metro de Nueva York?

En el metro de Nueva York no existen los billetes infantiles. Los niños viajan gratis hasta que miden 1,11 cm (44 inches) y, a partir de entonces, pagan lo mismo que un adulto.

Quizás estés pensando que lo de la altura es un poco extraño. Y la verdad es que, en todos estos años, jamás hemos visto a ningún revisor comprobando billetes en el metro, y aún menos a un revisor midiendo niños… ¡y eso que en Nueva York se ven hasta ratas comiendo pizza!

Así que no te agobies si tu peque mide uno o dos centímetros más de la cuenta. Pero, si ya es casi tan alto como sus padres, ya no cuela y tendrá que pagar como tú.

 

Apúntate: El metro de Nueva York se paga con la tarjeta MetroCard y todo el mundo paga la misma tarifa. En el enlace te contamos cómo funciona y qué modalidades hay.

Moverte por Nueva York con niños - Cómo usar el metro

El mejor momento para viajar

El mejor momento para viajar en el metro de Nueva York con niños (y sin ellos) es fuera de hora punta, entre que los neoyorquinos entran y salen del trabajo.

Para que te hagas una idea, la hora punta de la mañana dura hasta las 9:30 – 10:00 y la de la tarde empieza a partir de las 16:30 – 17:00.

En algunas líneas, en especial dentro de Manhattan, los vagones se abarrotan tanto que no tienes espacio vital ni para mover los brazos. Es agobiante para cualquiera, pero, si viajas en grupo o con peques y tienes que estar pendiente de no separarte, aún más.

Por no hablar de que, en hora punta, es casi imposible conseguir un hueco para el carrito.

Así que intenta evitar esas horas y, si no puede ser y ves que el metro llega hasta los topes, déjalo pasar. Muchas veces, detrás vienen metros menos llenos. No hay prisa.

Estaciones con ascensor

La accesibilidad del metro de Nueva York es casi nula: las estaciones de metro son viejas y anticuadas y muy pocas tienen ascensor. Y, si lo tienen, a veces no funciona (y el 99 % de veces huele a pis).

Es vergonzoso, sobre todo para las personas con movilidad reducida. Y, para los padres que viajamos con carrito, sin duda es una de las grandes barreras a la hora de movernos en el metro de Nueva York con niños.

Pero, como sigue siendo una de las mejores maneras de recorrer la Gran Manzana, ¡nos toca apañarnos como podemos!

Para empezar, consulta las estaciones con ascensor en la web de la MTA. En el mapa del metro de Nueva York, están marcadas con el símbolo de una silla de ruedas.

Ten en cuenta que, muchas veces, solo una de las entradas a la estación tiene ascensor.

Y, en estaciones con muchas líneas distintas, a veces el ascensor solo te da a acceso a algunas de las líneas y no llega al resto (ya que las vías se distribuyen en varios niveles en las profundidades de NYC).

Accesibilidad y ascensores en el metro de Nueva York

Cómo subir y bajar el carrito

Si te toca una estación sin ascensor (y esto, al contrario que la lotería, siempre toca), tendrás que bajar el cochecito a cuestas.

Si sois dos, no es difícil, aunque te recomendamos esperar a que no baje o suba mucha gente para poder hacerlo con calma.

Si viajas solo y el carrito es muy pesado, es probable que algún neoyorquino majo se ofrezca a ayudarte y, si no, no dudes en pedir ayuda.

Aunque una opción aún mejor y más segura es llevar el carrito plegado y portear a tu hijo o, si ya camina, que baje a pie. Pero, si viajas solo, a veces es imposible porque te faltan manos… ¡Con cada bebé deberían regalar un par de manos extra!

No te recomendamos dejar el carrito en casa y viajar solo con la mochila de porteo, ya que te vendrá genial para esos días de pateo arriba y abajo descubriendo la ciudad.

Pero, sin duda, portear hace que viajar en el metro de Nueva York con niños o bebés sea mucho más sencillo, sobre todo en hora punta y con los vagones llenos.

Nosotros solemos usar la mochila Ergo Baby 360 para el trayecto y, cuando bajamos del metro, la guardamos en la cesta del cochecito.

Cómo moverte en el metro de Nueva York con niños

Cómo pagar y entrar a la estación

Escaleras superadas: ¡un paso menos! Ahora te toca pasar la MetroCard y entrar al andén con el cochecito.

Fíjate en que, en todas las estaciones, al lado de los tornos donde se paga hay una puerta señalizada como Emergency Exit (salida de emergencia).

Desde fuera, esa puerta está cerrada para que la gente no se cuele sin pagar; se abre solo desde el andén.Tienes tres opciones:

  • Si llevas el carrito plegado y el bebé colgado en la mochila, haz como si viajaras solo: pasa la MetroCard y pasa el carrito por encima o por debajo del torno. Easy peasy!
  • Si viajas acompañado y con el bebé en el carrito, la otra persona tiene que entrar pagando con la MetroCard por el torno.
    Una vez dentro, te tiene que abrir la puerta Emergency Exit (no te preocupes, no suena ninguna alarma). Pásale el carrito y entra por el torno pagando con la MetroCard.
  • Si viajas solo y con el bebé en el carrito y en la estación hay un empleado, avísale. Tendrás que enseñarle cómo pasas la MetroCard por el torno y él, al comprobar que has pagado, te abrirá la puerta para que puedas entrar con el carrito.
    Si en la estación no hay ningún empleado, tendrás que pedir ayuda a algún neoyorquino que ya esté en el andén para que te abra la puerta desde dentro.

Usar el metro de Nueva York con niños - Puerta de emergencia

En el andén con niños

Llega el momento de la verdad: ¡ahí viene el metro! Lo ideal, como comentábamos más arriba, sería subir con el carrito plegado y el niño en la mochila (o de pie, si ya camina), ya que a veces es difícil encontrar un vagón con espacio.

Pero, como no siempre se puede, toma nota de estos consejos:

  • Lo primero que oirás será, por megafonía, el aviso Please stand away from the platform edge. Es decir, no te acerques demasiado a la vía y mantente por detrás de la franja amarilla pintada en el suelo, hagan lo que hagan algunos neoyorquinos kamikazes.
  • Mientras esperas, recuerda poner el freno al carrito, ya que los andenes están ligeramente inclinados hacia la vía.
  • Cuidado con la franja amarilla en el suelo al subir, ya que tiene relieve (para que sea más difícil resbalar) y a veces las ruedas pequeñas se quedan atascadas. Empuja con decisión, ¡y viajeros al tren!
  • Si tu peque ya camina, cuidado con el espacio entre el andén y el metro. En algunas estaciones hay un hueco por donde podría colarse un piececito.

El metro de Nueva York con un bebé y con niños

Dónde colocarte dentro del vagón

Si subes al metro con el carrito abierto, nosotros te recomendamos colocarte en uno de los dos extremos del vagón y hacia la pared, sin obstruir la puerta.

Así dejarás vía libre a los viajeros que suben y bajan en cada estación y, además, tendrás cerca una puerta para bajar rápido cuando llegue tu parada.

Si te colocas en el centro del vagón, aunque en aquel momento haya espacio, es probable que vaya subiendo gente a tu alrededor y, a la hora de bajar (a no ser que sea una gran estación donde se bajen muchos pasajeros) tengas que pelear para conseguir salir.

Los vagones del metro de Nueva York

Otros consejos para moverte en el metro de Nueva York con niños

Por último, te dejamos otros consejos que se nos ocurren para tus aventuras en familia en el metro:

  • Lleva gel desinfectante… O no, dependiendo de lo aprensivo que seas. Durante nuestros primeros meses en Nueva York, nosotros llevábamos hand sanitizer (puedes comprarlo en cualquier pharmacy) siempre encima. Pero, tras unos años viviendo en la ciudad, ya ni recordamos qué es.
  • Lleva agua, sobre todo si viajáis en verano, cuando los andenes se convierten en un horno.
  • Si llevas mochila, quítatela y colócala en el suelo, entre las piernas, para dejar espacio a los demás pasajeros.
  • Si tu hijo tiene edad suficiente, hablad de qué hacer en caso de que os separéis por accidente y trazad un plan. Por ejemplo, si sube al metro y las puertas se cierran antes de que tú puedas subir, puedes pedirle que baje en la siguiente estación y espere allí junto a la pared, lejos de la vía, hasta que tú llegues en el siguiente metro.

¡Y ya solo te queda poner los consejos en práctica y prepararte para explorar la ciudad de arriba a abajo!

¿Has viajado en el metro de Nueva York con niños o con bebés? ¿Qué tal la experiencia?

Código de confianza

Si compras a través de algunos de los enlaces de A Nueva York, nos dan una pequeña comisión. Así podemos compartir guías gratis, independientes y sin anuncios. ¡Gracias! Nuestro código de confianza.

45 consejos para viajar a Nueva York

¿Quieres recibir las nuevas guías de Nueva York?

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y te enviaremos los '45 consejos para preparar tu viaje a Nueva York'