¿Te has fijado alguna vez en que en las películas y series ambientadas en Nueva York los personajes siempre cargan con la colada de un lado para otro? Es porque la mayoría de hogares de la ciudad no tiene lavadora (ni secadora), en especial los pisos de alquiler.

De hecho, en muchos pisos el contrato te prohíbe específicamente tenerla, y los pisos y bloques de apartamentos que la tienen se promocionan como si fueran de lujo. Ahora mismo, por toda la ciudad hay un anuncio de una inmobiliaria con el siguiente eslogan: ‘Nueva York, la ciudad donde tener lavadora y secadora significa que has triunfado’.

La lavadora en Nueva York

Nueva York, la ciudad donde tener lavadora y secadora en casa significa que has triunfado (póster promocional de Streeteasy)

Entonces, ¿qué pasa en Nueva York con las lavadoras? No es un complot de las lavanderías (¿o tal vez sí?), sino que:

  • Muchos pisos de la ciudad son tan antiguos que no tienen la instalación adecuada. En vez de renovar las cañerías piso por piso, algunos bloques instalan una zona común con lavadoras y secadoras en el sótano para que la usen todos los vecinos.
  • No hay espacio. Los pisos de alquiler suelen ser tan pequeños, y el metro cuadrado tan caro, que es mejor ocupar el espacio con electrodomésticos o muebles esenciales.
  • Los pocos hogares que tienen lavadora y secadora son las casas y algunos apartamentos de nueva construcción, pero ese privilegio encarece el precio del alquiler.

Poner la lavadora en Nueva York

Ir al laundromat

Como lo más habitual es no tener lavadora ni secadora en casa, ir a la lavandería a hacer la colada es parte de la rutina semanal de la mayoría de neoyorquinos.

Hay laundromats por todas partes, y aunque puede que no necesites ir, si tu viaje dura unas semanas (o si no puedes resistirte a comprar ropa en Nueva York y quieres lavarla antes de estrenarla) tal vez te toque pasar por allí. La primera vez que visitamos la ciudad nos vino muy bien saberlo, así que vamos a contarte cómo es eso de ir a la lavandería en Nueva York.

Poner la colada en Nueva York laundromat

Pick-up o drop-off

A los neoyorquinos no les gusta nada perder el tiempo, así que muchas lavanderías te recogen la colada a domicilio y te la devuelven a casa al día siguiente, limpia y doblada (pick-up). También puedes ir a la lavandería, dejar tu colada e ir a recogerla al día siguiente (drop-off). En ambos casos se cobra por peso, y la colada de una semana te puede costar unos $20-$25.

Do-it-yourself / self-service

Si tienes tiempo o no quieres gastar, lo mejor es ir a una lavandería donde puedas lavar tú la ropa, que son la mayoría. Las reconocerás porque tienen lavadoras y secadoras que funcionan con monedas, sillas para que esperes y mesas para doblar la ropa. Si necesitas poner la colada en Nueva York, ten en cuenta estos consejos:

  • Las máquinas funcionan con monedas de 25 céntimos (quarters).
  • En las lavanderías hay máquinas de cambio, que te cambian billetes por quarters.
  • También hay máquinas que venden una dosis de jabón (por 75 céntimos o $1).
  • La lavadora puede ser pequeña, mediana o grande, y un ciclo completo cuesta entre $2 y $5.
  • Las secadoras funcionan por ciclos (normalmente de 6 ó 7 minutos). Cada ciclo cuesta 25 céntimos.
  • En total, reserva aproximadamente 1:30 h para poner la colada.
  • Las lavanderías suelen ser muy antiguas, y a veces cuando entras en una sientes que has retrocedido en el tiempo, pero las máquinas suelen funcionar bien.

Laundromat en Nueva York

Poner la laundry en Nueva York

¿Alguna vez has tenido que ir a la laundry en Estados Unidos? ¿Qué tal la experiencia?