Pocos símbolos de Nueva York son tan identificables como sus miles de taxis amarillos, los yellow cabs.

Día y noche recorren la ciudad en busca de pasajeros, soltando bocinazos, girando de un volantazo para cambiar de dirección en medio del asfalto, congestionando las calles…

Y regalándonos, a pesar de todo, instantáneas puramente neoyorquinas. Levanta el brazo y presta atención: te contamos cómo moverte en taxi por Nueva York o cómo usar Uber, Lyft y otras alternativas de transporte privado.

Tomar un taxi en Nueva York

Cómo utilizar los taxis de Nueva York

Taxis amarillos y verdes

En Nueva York hay varios tipos de taxi, aunque los taxis oficiales que puedes parar en la calle son de dos colores: amarillo o verde.

Ambos funcionan con el mismo sistema tarifario, pero se mueven por zonas distintas.

  • Los míticos taxis amarillos de Nueva York, los yellow cabs, recorren las calles de los cinco distritos (o boroughs) día y noche. Pero la gran mayoría de conductores prefiere circular por Manhattan, ya que es donde esperan encontrar más pasajeros.
    ¿Sabías que los taxis amarillos empezaron a pintarse de ese color para que puedan verse desde lejos y se distingan de otros vehículos no oficiales?
  • Los taxis verdes de Nueva York, o boro taxis, solo pueden recoger pasajeros en los distritos de Brooklyn, Queens, Staten Island y el Bronx, además de la zona de Upper Manhattan (pero no en el centro de Manhattan).
    Se crearon para que los vecinos que no viven en Manhattan también puedan tener fácil acceso a los taxis.

Los taxis de Nueva York

¿Cuánto cuestan los taxis de Nueva York?

Los taxis de Nueva York no tienen un precio descabellado, sobre todo si viajas acompañado.

Aunque, si pasas un tiempo largo en la ciudad y quieres ahorrar en transporte, lo mejor es que compres una MetroCard y uses el metro y el autobús.

  • Encarecen el trayecto los pequeños suplementos: $3,30 de bajada de bandera, $0,5 de noche, $1 si es hora punta…
  • También hay que sumarle la propina, que, como la mayoría de propinas en Nueva York, es casi obligatoria. En el taxi, como en los restaurantes, se deja de un 15 % a un 20 % del total del trayecto, según cómo valores la experiencia.
    Es posible que la pantalla te sugiera una propina de hasta el 30 %, pero ni caso: es excesiva y para nada se corresponde con lo que dejan la mayoría de pasajeros.
  • Los extras como peajes para cruzar los túneles corren a cargo del pasajero, pero el taxista debe avisarte antes por si prefirieras ir por un camino sin peajes.
  • Al final del trayecto, puedes pagar el precio indicado en el taxímetro (+ propina) en efectivo o con tarjeta.
  • El precio es independiente del número de pasajeros o de maletas. Tanto si viajas solo como si sois 4, el precio será el mismo.
  • Los taxis hasta el aeropuerto JFK son la excepción y tienen un precio fijo, como te contamos en el artículo de como llegar a Manhattan desde el aeropuerto JFK.
  • Con esta herramientapuedes calcular el precio de un trayecto en taxi en Nueva York.
 

Apúntate: A veces, de noche o cuando hay pocos taxis, un taxista puede ofrecerte un precio fijo. Si es un trayecto que no has hecho antes y no sabes cuánto cuesta, es probable que te acaben cobrando bastante más. Pide siempre que enciendan el taxímetro en vez de pagar un precio fijo.

Los taxistas de Nueva York

Los taxis de Nueva York están regulados por el organismo New York City Taxi & Limousine Commission (TLC), pero son de propiedad privada.

La mayoría pertenecen a empresas, y unos pocos a particulares, pero la licencia para un taxi amarillo es tan cara (puede alcanzar un millón de dólares) que los vehículos se exprimen al máximo haciéndolos funcionar las 24 horas.

Por eso, es muy común que, para cubrir todos los turnos, los propietarios y empresas subalquilen los taxis a inmigrantes recién llegados a Nueva York.

Tomar un taxi en NY

Eso da lugar, a veces, a una situación un tanto surrealista: subes a un taxi y el conductor, que todavía no conoce la ciudad, te pide que tú mismo le guíes.

De locos, ¿no? Los taxistas de Nueva York (en su gran mayoría hombres e inmigrantes) son parte fundamental del alma de una ciudad donde todo es posible. Por suerte, cada vez son más comunes los GPS, aunque no todos los taxistas los tienen.

 

Te recomendamos: En taxi por Nueva York nos han pasado mil cosas: desde que un taxista pare el taxímetro y se baje a comprar una chocolatina mientras nosotros esperamos, hasta tener que abrir Google Maps en nuestro móvil y enseñárselo al taxista para que se oriente. También nos han intentado timar alguna vez, así que la mejor recomendación que podemos darte es que busques otro taxi si el conductor te produce desconfianza.

Consejos para tomar un taxi en Nueva York

Ahora que conoces un poco mejor el sistema de taxis de Nueva York, pasemos a la parte práctica: calienta los músculos y entrena esa vista de halcón, ¡te toca parar tu primer taxi!

  • En general, los taxis de Nueva York no pueden reservarse: tienes que encontrarlos por la calle. Existe una aplicación llamada Curb que te permite pedir un taxi (por un suplemento) o parar tú mismo un taxi y pagarlo a través de la aplicación, sin necesidad de pagar en efectivo o con tarjeta.
    Pero la aplicación busca taxis a tu alrededor y, si te encuentras en una zona alejada del centro de Manhattan, muchas veces no hay ninguno disponible.
  • Por eso cada vez son más populares empresas como Uber o Lyft, que te permiten reservar trayectos en los cinco distritos (te hablamos de ellas un poco más adelante).
  • Para parar un taxi, señala con el brazo en alto desde la calle. El acto de parar un taxi se llama hailing a cab, del verbo to hail.
  • Si un taxi está libre, tiene la luz superior encendida (donde se ve el número de licencia). Si la luz está apagada, es que el taxi está ocupado y, por lo tanto, no parará.
    En cambio, si la luz superior está encendida pero los laterales también (donde se leen las palabras off-duty) significa que el taxi está fuera de servicio, y tampoco parará.
  • Para evitar la discriminación, los taxistas de Nueva York están obligados a recoger al primer pasajero que vean, pero pónselo fácil esperando en lugares donde haya algo de espacio para detenerse.
  • Los días de lluvia son el equivalente al apocalipsis en el mundo de los taxis… si no quieres esperar, ¡mejor sube al metro!
  • Todos los taxis tienen una capacidad máxima de 4 personas. Existen algunos taxis en formato minivan con capacidad para 5 pasajeros, pero se ven muy poco y solo en lugares como las puertas de los hoteles. Es muy difícil parar uno por casualidad.

Planes originales en Nueva York - Columbus Circle

Uber y Lyft como alternativas al taxi

En Nueva York, existen varias alternativas de transporte privado o compartido que en los últimos años están desbancando a los taxis amarillos.

Las más populares son las aplicaciones Uber y Lyft. Te animamos a probarlas, sobre todo si te mueves por zonas alejadas del centro de Manhattan, ya que son una opción muy cómoda (aunque, para usarlas, necesitarás tener acceso a internet en tu móvil). Funcionan así:

  • Te instalas la aplicación en el móvil y puedes pedir un taxi desde allí, en cualquier momento. No tienes que esperar a encontrar un taxi vacío.
  • Lo primero que tienes que hacer es indicar la dirección exacta de tu destino. La aplicación calculará la ruta óptima y, teniendo en cuenta otros factores (cuántos conductores hay disponibles, cuánta demanda hay en ese momento…) te dará un precio cerrado para el trayecto.
  • Si aceptas el precio, un conductor pasará a recogerte en cuestión de minutos. Lo habitual es tener que esperar entre 1 y 5 minutos, según la zona donde te encuentres. En la aplicación podrás ver, en tiempo real, dónde se encuentra el conductor y cuánto falta para que llegue.
  • Reconocerás tu vehículo de Uber o Lyft por la matrícula, que la aplicación te indica.
  • Una vez a bordo, no necesitarás efectivo ni tarjeta, ya que el trayecto se paga automáticamente. Antes del primer viaje, tendrás que guardar la información de tu tarjeta en la aplicación y, en cuanto te bajes del taxi, te cobrarán automáticamente el precio acordado por el trayecto.
  • La propina no es obligatoria, y la mayoría de gente no la deja. Pero, si quieres dejarla, puedes hacerlo a través de la aplicación en cuanto termine el trayecto.
  • Al final del trayecto, la aplicación te dará la opción de evaluar la experiencia.
  • La aplicación guarda todos los trayectos y facturas, así que puedes revisar por dónde has pasado, cuánto has pagado… Si un conductor te ha llevado por una ruta más larga de lo necesario, puedes reclamar, estudian el caso y te devuelven la parte correspondiente del dinero. Hemos tenido que reclamar un par de veces y son muy eficientes.
  • Los vehículos normales tienen capacidad para 4 pasajeros. El precio es por trayecto, no importa la cantidad de pasajeros.
  • Pero tanto Uber como Lyft te dan la opción de elegir vehículos con capacidad para hasta 6 pasajeros (llamados Uber XL o Lyft XL).

¿Cuánto cuesta un trayecto con Uber o Lyft?

Como comentábamos más arriba, verás la tarifa exacta en cuanto añadas tu destino a la aplicación. En circunstancias normales de demanda, estas compañías suelen ser más baratas que los taxis de Nueva York.

Si ves que el precio es muy elevado, tal vez sea porque la demanda en ese momento es muy alta: espera unos minutos y vuelve a consultar el presupuesto.

Viajar en taxi por Nueva York

Trayectos compartidos con Uber y Lyft

Como ves, se trata de aplicaciones muy cómodas porque todo se hace desde el móvil y en cuestión de minutos.

Además, hay un aspecto de Uber y Lyft que nos encanta: la posibilidad de compartir el trayecto con otras personas.

  • Si viajas solo o en pareja (1 o 2 personas), las modalidades UberPOOL y Lyft Share te permiten compartir el trayecto con otros pasajeros.
  • La aplicación busca a personas que estén cerca de ti y que tengan destinos similares y os junta en un mismo coche. Por ejemplo, puede que subas al vehículo y ya haya 1 o 2 pasajeros dentro, o puede que subas y os dirijáis a recoger a otras personas.
  • El conductor irá dejando a los pasajeros por orden de destino: primero los destinos más cercanos y, por último, los más lejanos.
  • El precio es más barato que si reservaras un vehículo entero, aunque, como recoges y dejas a otros pasajeros, el trayecto también es más lento. Por lo tanto, te recomendamos esta opción para cuando no tengas prisa pero quieras ahorrarte unos dólares.
 

Descuento en tu primer viaje. ¿Quieres probar Uber o Lyft? Aquí tienes un descuento en tu primer viaje con Uber, y aquí, un descuento para tu primer viaje con Lyft. Si  te registras desde el enlace, a nosotros también nos aplicarán un pequeño descuento en el siguiente trayecto.

Cuéntanos, ¿alguna vez has usado los taxis de Nueva York o has probado aplicaciones como Uber o Lyft? ¡Nos encantaría que dejaras un comentario contando tu experiencia!