Viajar a Nueva York con niños es una aventura emocionante. Pero, viviendo aquí con nuestra peque, sabemos por experiencia que organizarse no siempre es fácil.

Por eso, hoy hemos querido recopilar tooodos los consejos y trucos que creemos que a nosotros nos encantaría conocer si visitáramos la ciudad en familia.

Aquí tienes 70 consejos para viajar a Nueva York con niños, para que vuestra única preocupación sea disfrutar del viaje… ¡y dónde comer el siguiente bagel!

Consejos para viajar a Nueva York con niños o bebés - Cuento infantil

Dónde alojarte: ¿apartamento u hotel?

  • Si viajas con bebés o niños muy pequeños, nosotros optaríamos por un apartamento por varias razones. Las habitaciones de hotel en Nueva York suelen ser diminutas y en algunas ni siquiera hay espacio para una cuna de viaje.
    Además, cuando tus peques caigan rendidos (que, con el jet lag y el cúmulo de nuevas emociones, es probable que sea antes de su hora habitual) tendréis que ir con cuidado de no hacer ruido y, en una habitación pequeña, es difícil.
    Otra ventaja del apartamento es poder desayunar y cenar en casa en un entorno relajado, ya sean platos preparados o la comida que decidáis cocinar.
    Puedes buscar apartamentos en Nueva York en webs como Booking o Airbnb.
  • Si prefieres un hotel, algunos hoteles que recomiendan en Nueva York con niños son el Hotel Beacon (Upper West Side), Novotel Times Square, Omni Berkshire Place (Midtown East), Hilton Times Square, Hotel Gansevoort (Meatpacking District), Lotte New York Palace (Midtown East), Row NYC (Times Square), TRYP by Wyndham Times Square.
    Recuerda comprobar si ofrecen cunas gratis (cribs).
  • Algunos barrios con ambiente familiar en Nueva York son el Upper West Side, el Upper East Side y Tribeca – Battery Park City (en Manhattan), Cobble Hill, Carrol Gardens y Park Slope (en Brooklyn).
 

Te recomendamos: En nuestra guía de barrios de Manhattan encontrarás información e ideas para cada zona.

Paseando por las calles de Fort Greene, en Brooklyn

Volar a Nueva York con niños

En el aeropuerto

  • Lee nuestra guía para volar a Nueva York con niños y bebés. Allí compartimos todo lo que hemos ido aprendiendo volando con nuestra peque desde los 3 meses: billetes, asientos, equipaje, cómo entretenerles en un vuelo largo…
    Y trucos para imprevistos que ni se te ocurren hasta que los vives (sí, vómito explosivo en el aeropuerto, nos referimos a ti).
  • Al llegar al aeropuerto, recuerda que tendréis que pasar el control de seguridad. Aquí te contamos cómo es paso a paso.
    Aunque si ven que viajas con niños muy pequeños a veces te dejan saltar las colas, prepárate por si no fuera así y lleva algún entretenimiento o snack, ya que no es extraño tener que esperar cerca de 1 hora.
    Toda la familia puede pasar por una misma máquina y por un mismo control de seguridad.
  • Si viajas con bebés o niños pequeños y no te llevas silla para el coche, llega a la ciudad en transporte público. Es más pesado cargar con las maletas, pero también más seguro, ya que, en Nueva York, los taxis y servicios como Uber no están obligados a ofrecer ni a usar sillas de niño.
  • Te contaremos más en el apartado de transporte. Por ahora, puedes organizarte con la guía del transporte desde el aeropuerto JFK, desde el aeropuerto de LaGuardia o desde Newark.

El (inevitable) jet lag

  • Es muy probable que tus hijos tengan jet lag. Los bebés no notan tanto el cambio horario, porque duermen muchas horas al día.
    Pero, cuando empiezan a tener horarios fijos, también les afecta más el jet lag, y es posible que a las 3 de la madrugada estén dando botes en la cama mientras tú abres poco a poco un ojo con cara de zombie. ¡Paciencia!
  • Puedes intentar que se adapten antes al horario de Nueva York, aunque eso depende mucho del niño y no siempre funciona. Si viajáis desde un país al este de NYC, cuando lleguéis a NYC es posible que aún sea de día, aunque para vosotros ya sea medianoche y lo único que os pida el cuerpo sea dormir.
    En ese caso, intenta salir y entretener a tus peques como sea para que no se duerman y puedan acostarse más o menos en horario neoyorquino. No siempre es fácil, así que tampoco te tortures. Son unos días de vacaciones y, si os toca madrugar, podréis aprovechar para disfrutar de Nueva York cuando la ciudad aún no se ha levantado. ¡No hay mal que por bien no venga!

Consejos para viajar a Nueva York con niños o bebés - Brooklyn Bridge Park

Cómo moverte por Nueva York con niños

  • Bájate el mapa de Nueva York en Google Maps para que esté disponible incluso sin internet.
  • Si tienes pensado usar el móvil para buscar cómo ir de un lugar a otro, ponlo en modo ahorro de batería, ya que en los restaurantes y cafeterías no siempre encontrarás enchufes.
    Recuerda llevar encima también un adaptador o una batería externa para cargarlo sobre la marcha.

Taxis y sillas de coche

  • La ley sobre el uso de sillas infantiles en los taxis de Nueva York es muy permisiva (y muy poco segura). En los taxis y servicios como Uber, los niños no están obligados a viajar en sillita, tengan la edad que tengan. Además, los niños menores de 7 años pueden viajar en el regazo de un adulto.
    Ante este panorama, los taxis ni se molestan en ofrecen sillas. Con Uber, tienes opción de pedir una sillita (solo una) a favor de la marcha si tu hijo es mayor de 2 años y mide más de 78,7 cm (31 inches) por $10 extra.
    Recuerda que lo más seguro es que los niños pequeños viajen en una silla. Las mochilas de porteo, sentarse en el regazo… no son opciones seguras. Por eso siempre recomendamos usar el transporte público o llevar tu propia sillita.
  • Si llevas tu silla desde casa (para bebés, hay varios sistemas de carrito + silla que se acoplan), te recomendamos usar apps como Uber en vez de pedir un taxi amarillo, ya que los conductores suelen ser más pacientes.
    Lo más cómodo es que una persona la instale en el asiento lateral que quede más cerca de la acera mientras la otra carga el carrito y demás equipaje en el maletero. La web de The Car Seat Lady es muy útil para ver vídeos de cómo instalar las sillas sin base en un taxi paso a paso.
    Y recuerda no cerrar la puerta hasta que acabes, para que el conductor no se confunda y arranque.

Silla de coche para ir del aeropuerto de Nueva York a la ciudad

Transporte público

  • El metro es la mejor opción para cubrir distancias largas con peques. No es la panacea (porque las estaciones rara vez tienen ascensor y tendrás que cargar con el carrito por las escaleras), pero te permite moverte por toda la ciudad de manera rápida.
  • En el metro de Nueva York, los niños viajan gratis hasta que miden 1,11 cm (44 inches). A partir de entonces, pagan lo mismo que un adulto.
    Para los adultos, te recomendamos sacar una Metrocard ilimitada de 1 semana y así podréis subir y bajar tantas veces como haga falta si de repente los peques están cansados.
    Te contamos todo esto y mucho más en la guía del metro de Nueva York con niños.
  • Los buses de Nueva York también son una buena opción, aunque tienen un inconveniente, y es que te obligan a subir con el carrito plegado.
    Si viajas con un bebé, a veces te faltan manos para plegar el carrito, llevar al niño en brazos, pagar, encontrar asiento con el bus en marcha…
  • Intenta evitar la hora punta, ya sea en el metro o en el bus, ya que puede ser agobiante por la cantidad de gente que va y vuelve del trabajo.
    En general, la hora punta de la mañana dura hasta las 9:30 y la de la tarde empieza a partir de las 16:30 – 17:00.

A pie

  • Siempre que los peques tengan energía, caminar es la mejor forma de descubrir y disfrutar Nueva York. Seguro que en la calle encontrarán mil cosas que les llamarán la atención, desde carritos callejeros hasta fachadas de los edificios, perros (a veces, ¡también en su propio carrito!), gente de todo tipo…
  • Mucho cuidado al cruzar los pasos de peatones. Los taxis y coches circulan rápido y, muchas veces, no aflojan aunque el semáforo de peatones esté en verde.
  • Aunque la calle sea de sentido único, mira a ambos lados antes de cruzar. No es extraño que haya ciclistas o repartidores de comida circulando en dirección contraria.

El carril peatonal y de ciclistas del puente de Brooklyn

Carritos y mochilas de porteo

  • ¿Carrito o mochila de porteo para recorrer Nueva York con niños? ¡Ambos! Como aprovecharéis los días al máximo y patearéis arriba y abajo, agradecerás tener un carrito (o cochecito, silla de paseo… como se conozca en tu país). Además, ¿y lo cómodos que son para guardar las compras y provisiones sin tener que cargar con ellas todo el día?
    Pero la mochila de porteo también es muy cómoda con bebés y niños en sitios donde no siempre es fácil moverte con carrito, como el metro. Nosotros combinamos ambos.
  • Si puedes, llévate un carrito ligero y compacto, aunque en la ciudad veas que la gente tiene carritos todoterreno. Es verdad que las aceras no suelen estar en muy buen estado y que hay que ir sorteando desniveles, pero incluso un cochecito con ruedines pequeños te servirá para recorrer el 99 % de Nueva York.
    Nosotros tenemos un BabyZen Yoyo+, que es ligero y bastante compacto, y nos movemos por los cinco distritos con él, además de que es mucho más fácil entrar en algunos restaurantes y cafeterías por donde otros carritos más grandes no pasan.
  • Aunque tus hijos ya caminen, te recomendamos llevarte un carrito, ya que, con tanta actividad, seguro que caen rendidos en algún momento. Una buena opción es uno tipo paraguas (umbrella stroller).
  • Si prefieres no cargar con él en el avión, puedes comprarlo en tiendas como BuybuyBaby, Kmart o Macy’s. En Estados Unidos, los carritos se llaman strollers.

Cómo moverte por Nueva York con niños o bebes - Carritos y calles

Comer con niños en Nueva York: restaurantes y supermercados

Consejos generales

  • Lleva siempre algún snack encima y algún contenedor o tupper para guardarlo. Nosotros usamos una bolsa de silicona llamada Stasher que se sella y te permite transportar varios tipos de alimentos. También nos gustan las bolsas y portabocadillos de Boc and Roll.
    Para un día de exploración en Nueva York, solemos llevarnos algún plátano y, en el Stasher o en un tupper, arándanos, trocitos de tofu o de queso, fruta cortada…
    Con niños mayores que ya puedan comerlos, los frutos secos (nuts) también son una opción genial.
  • Lleva una botella de agua que puedas ir rellenando. En Nueva York, el agua del grifo es potable. Y, aunque en los restaurantes y cafeterías la sirven siempre gratis, a veces en la calle no tendrás cerca ninguna fuente (y, en invierno, las cierran). Así que recuerda llevarte una botella que puedas ir rellenando.
    Para niños que empiezan a beber agua, a nosotros nos encanta la Munchkin Miracle Cup. También tienen un tamaño más grande para cuando ya dominan más. Para niños mayores o adultos, nos gustan mucho las botellas de Kleen Kanteen o de Contigo.

Comer en Nueva York con niños o bebes - Picnic en Central Park

Dónde comprar potitos y otros alimentos

  • Para empezar, pasa por nuestra guía de supermercados de Nueva York y apunta los que más te interesen. Allí podrás comprar fruta, snacks y toda la comida necesaria para salir a explorar, o, si os alojáis en un apartamento, para cocinar en casa.
  • Si tus peques comen purés, todos los supermercados de tamaño medio tienen una sección de comida para bebés.
    En ella encontrarás mucha variedad de potitos (purées), tanto en tarro de cristal como de plástico y en bolsitas individuales, llamadas pouches.
    También suelen vender puffs (cereales redondos que se funden en la boca), galletitas sin azúcar…
  • Aunque hay mil sabores, ten en cuenta que tal vez no sean los mismos a los que tus hijos están acostumbrados. Aquí se llevan mucho los arándanos, la calabaza, la batata, el mango, la papaya…
    Algunas marcas típicas son Gerber o Beech-Nut, para que busques y te hagas una idea.
    Pero nuestros peques son más flexibles de lo que creemos, ¡así que también es una buena excusa para darles a probar nuevos sabores!
  • Otro sitio donde venden comida y leche de fórmula para bebés son las pharmacies, establecimientos que encontrarás por toda la ciudad y donde se vende un poco de todo. Las cadenas más famosas son Duane Reade, CVS, Walgreens…
  • No es fácil encontrar sitios donde te calienten los purés o potitos, ya que aquí los niños se los comen a temperatura ambiente.
    Nosotros empezamos con sólidos y nunca nos encontramos en esta situación, pero algunas familias nos han comentado que pedían una taza de agua caliente (hot watery calentaban un poquito el potito dentro.
  • Otros snacks muy típicos que suelen comer los niños en Estados Unidos, y que encontrarás en cualquier supermercado, son los crackers (galletitas, fíjate bien en los ingredientes porque suelen ser poco saludables), Cheerios (los originales son los que menos azúcar llevan) y apple sauce (puré de manzana que venden en envases individuales).

Dónde comprar comida para niños en Nueva York - Supermercados

Comer en restaurantes

  • Para empezar, si lo de ir a un restaurante con peques aún se te hace cuesta arriba, no te preocupes: en Nueva York encontrarás muchísimos sitios más relajados donde comer en familia.
    Nosotros te recomendamos los supermercados Whole Foods, con barras de comida al peso donde tus hijos seguro que encuentran algo de su agrado, que además suelen tener un espacio con mesas para comer allí mismo.
    En los delis también puedes comprar distintos platos al peso, en cadenas como Pret a Manger venden muchos tipos de sándwich y sopa y, para comida más saludable, la cadena Dig sirve boles con arroz, verduras y proteína. En nuestro artículo de dónde comer bien en Nueva York tienes más ideas.
  • Si viajas en primavera o en verano, un plan genial es llevarte una manta e improvisar un pícnic en algún parque como Central Park o Bryant Park.
  • Si algún día por la noche estáis demasiado cansados para buscar dónde cenar, siempre podéis recurrir a una típica slice de pizza neoyorquina. ¡Las tiendas de pizza al corte son casi omnipresentes!
  • Para desayunar, en Nueva York son muy típicos los bagels, panecillos que se abren por la mitad y se rellenan de queso cremoso u otros ingredientes. Son un buen recurso porque puedes pedirlos para llevar y llenan muchísimo.
  • Si prefieres comer en un restaurante, te recomendamos ir pronto. No estará tan abarrotado y tanto los trabajadores como tu familia estaréis más tranquilos. Entre semana, una buena hora para comer son las 11:30 – 12:00, y, el fin de semana, cuando todo el mundo se reúne para el brunch, incluso un poquito antes.
  • Para encontrar restaurantes donde estar cómodos, nosotros nos fijamos en que el menú no sea muy caro, que haya algo de espacio para maniobrar con el carrito y que el ambiente se vea relajado. Seguro que ya tienes el ojo entrenado para reconocerlo, ¡es una de esas habilidades inesperadas que desarrollas con la paternidad!
    Si desde fuera se ven tronas, mejor que mejor, ya que significa que están acostumbrados a que vayan familias.
  • Para pedir una trona, pide una high chair. Lo cierto es que muchos restaurantes no tienen, pero vale la pena preguntar, porque a veces no están a la vista.
    Tronas en los restaurantes de Nueva York si viajas con niños
  • En cuanto al menú y a los platos, nuestra peque come lo mismo que nosotros, así que intentamos pedir algún plato que sepamos que le gustará y luego lo compartimos.
    Algunos restaurantes, aunque pocos (sobre todo grandes cadenas), también ofrecen menú infantil. Aunque en muchos menús normales encontrarás también platos como mac and cheese (pasta con muucho queso), hamburguesas, pancakes…
  • Otro recurso que usamos a menudo es pedir una side, un acompañamiento, que todos los menús ofrecen. Suelen ser platitos de verduras, frutas, patatas… y son muy socorridos para los niños que aún no comen un plato entero.
    También puedes pedir que te pongan uno de los ingredientes del plato principal (por ejemplo, un huevo) en un platito aparte. Solo tienes que pedirlo on the side.
  • En general, en los restaurantes de Nueva York están muy abiertos a cambios y peticiones especiales, así que no tengas miedo de pedir que quiten algún ingrediente, de preguntar si un plato lleva X ingredientes… Acostumbrados a que el buen servicio se pague con una buena propina, suelen ser muy flexibles.
  • El agua del grifo (tap water) es gratis y te la sirven en todos los restaurantes. Es muy típico que te dejen una jarra en la mesa para que te vayas sirviendo y luego te la rellenen. Una buena forma de ahorrar en Nueva York.
  • Como decíamos más arriba, nosotros siempre llevamos una botella reutilizable de agua y algún snack. Son útiles por si a tu peque no le acaba de convencer ningún plato del menú.
  • Recuerda llevar algún entretenimiento que sepas que tu peque disfrutará mientras esperáis la comida, ya sea un cuento, algún juguete o unos lápices para colorear, según la edad.
  • Si viajas con bebés que empiecen a comer sólidos o con niños que aún no dominen los cubiertos, llévate también un babero plegable que ocupe poco espacio y, si quieres, cubiertos de plástico o silicona.
    Y recuerda limpiar un poquito el suelo por debajo de la trona, ya que, si tu peque es como la nuestra, seguro que allí habrán acabado misteriosamente mil y un trocitos de comida.
  • Aunque hay restaurantes que te hacen sentir más a gusto con niños y otros que menos, intenta dejar a un lado los miedos y salir a comer con tus peques si os apetece (porque a veces lo que te pide el cuerpo es un trozo de pizza en pijama, ¡para qué engañarnos!).
    Tenemos el mismo derecho que los demás comensales de disfrutar de un rato agradable y algunos de nuestros peques serán los camareros, cocineros, contables, proveedores, diseñadores e inversores de los restaurantes del futuro… ¡Hay que ir entrenando a esos pequeños gourmets!

Comer en Nueva York con niños o bebés - Restaurantes

Dar el pecho

  • En Nueva York, puedes dar el pecho donde y cuando quieras por ley. Cuando hace buen tiempo, siempre encontrarás algún rincón agradable en un parque. En invierno, nosotros solemos ir a una cafetería, aunque si preguntas en alguna tienda de ropa seguro que te dejarán usar el probador.

Dónde comprar pañales, medicamentos y otros artículos

  • Como los potitos, los pañales los encontrarás en cualquier supermercado y pharmacy (en estas últimas suele haber más variedad). En Estados Unidos, se conocen como diapers. Ten en cuenta que, en los paquetes de pañales, el peso suele estar en libras (lbs) y tendrás que convertirlas a kg.
  • Cuando viajamos, nosotros solemos llevar pañales para el viaje y 1 o 2 días más (y unos cuantos de sobra, porque siempre acabas gastando más de los que imaginas, ¡no falla!), y luego compramos el resto en el destino.
  • En cuanto a medicamentos, llévate algo para el viaje (recuerda consultar con tu pediatra qué medicamentos te recomienda según la edad e historial de tu peque). Nosotros solemos viajar con un botecito de paracetamol.
  • Si necesitas comprar medicamentos genéricos en Nueva York, lo mejor es que vayas a una pharmacy. Allí podrás comprar los más comunes, como paracetamol o ibuprofeno, sin receta. En Estados Unidos, la marca más famosa de paracetamol para niños es Tylenol, y la de ibuprofen, Motrin, aunque cada pharmacy suele vender también su marca blanca. Estos medicamentos son bastante caros: un botecito puede costarte más de $10.
  • Si necesitas comprar otros artículos de bebé que hayas olvidado, en las pharmacies también venden lo básico (baberos, chupetes…). O también puedes pasar por tiendas como Target, los grandes almacenes Macy’s o la megatienda de BuybuyBaby de Chelsea.
  • Para ropa, algunas cadenas con mucha variedad de ropa infantil son H&M, Old Navy y Gap. A nosotros nos gusta mucho la marca Carter’s, que se vende sobre todo en línea, pero también en algunas tiendas como Target o Macy’s.
  • Otra opción es comprar online. Si tu hotel no acepta envíos, por todo Nueva York hay taquillas de Amazon, llamadas Amazon Hub Lockers, donde puedes recoger paquetes en cualquier momento del día.

Dónde comprar pañales en Nueva York si viajas con niños

Ir al baño y cambiar pañales en Nueva York

  • Como te contamos en el artículo de dónde ir al baño en Nueva Yorkencontrar un baño en esta ciudad cuando algún miembro de la familia tiene una emergencia no siempre es tarea fácil, ya que no todas las cafeterías ni establecimientos tienen.
    Los parques públicos tienen baños (el mejor de todos es el de Bryant Park), así que, si sabes más o menos qué zona visitaréis ese día, puedes localizarlos de antemano en el mapa.  Aquí tienes un mapa de baños públicos.
  • También hay baños públicos en las bibliotecas, grandes almacenes, museos, supermercados como Whole Foods, restaurantes de comida rápida, cafeterías de la cadena Starbucks… Si funcionan con código, pide the bathroom code.
    Si ya no aguantan más, también puedes preguntar en la tienda o cafetería más cercana aunque el baño sea para empleados, ¡seguro que no dicen que no a una familia en apuros!
  • Los baños de los parques suelen tener cambiador de bebé, pero, en cafeterías y restaurantes, muchas veces no hay, así que tendrás que cambiar a tu pollito en el suelo.
    Nosotros siempre llevamos en la mochila un cambiador plegable que sea impermeable, así lo podemos limpiar tras usarlo.
    Si viajas con un bebé muy pequeñito, cuidado con el secador de manos. Suele estar muy cerca del cambiador, se enciende solo y a veces les da un buen susto.
  • Ten en cuenta que en el metro no hay lavabos (excepto en estaciones de tren como Penn Station o Grand Central), así que, si viajas a Nueva York con niños, no olvidéis hacer ronda de pis antes del trayecto.

Dónde cambiar pañales en Nueva York - Lavabos de la ciudad

Mochila para viajar a Nueva York con niños

  • Para Nueva York, necesitarás una mochila parecida a la que te llevas cuando pasas el día fuera en familia. Pero como no viene mal recordarlo por si se nos olvida algo, aquí tienes algunas ideas de qué meter dentro (añade o quita cosa según la edad de tu bebé o niño): ropa de recambio, bolsa impermeable para guardar ropa manchada, pañales, toallitas, cambiador de viaje, baberos, alguna muselina pequeña, botella de agua, snacks, chupete y chupetero, gel antiséptico, pañuelos de papel, cubiertos, algún cuento o juguete…
  • Si te llevas un carrito, es muy útil llevarte unos mosquetones o ganchos que se enganchen a la barra para poder colgar allí la mochila.

Atracciones y tarjetas turísticas

  • La edad a partir de la cual los niños pagan en los museos y atracciones de Nueva York depende de cada lugar. Muchos museos ofrecen entrada gratis a menores de 2 o 3 años, y algunas atracciones, como el Top of the Rock o el Empire State, son gratis hasta los 5 años. Aquí tienes una lista, pero recuerda comprobarlo en las webs oficiales.
  • Muchos museos de Nueva York son gratis o pay what you wish (tú decides cuánto pagar) algún día a la semana sin importar la edad. En esta lista los recopilamos todos.
  • Las tarjetas turísticas de Nueva York tienen una versión infantil más barata, pero solo a partir de 3, 4 o 6 años (según la tarjeta). La razón es que, como comentábamos más arriba, algunas atracciones son gratis para niños muy pequeños, así que una tarjeta no compensaría.
    Para ver los precios y a partir de qué edad pagan los niños, pasa por nuestras guías de la New York Pass, la CityPASS, la Sightseeing Pass y la Go New York.
  • Escribiremos otra guía con ideas de qué hacer en Nueva York con niños y la enlazaremos aquí en cuanto esté lista.

Seguro de viaje y emergencias

  • Contrata un buen seguro de viaje para toda la familia que no te obligue a avanzar dinero. Os será imprescindible para cualquier destino de Estados Unidos, ya que un pequeño percance o visita al médico puede costar cientos de dólares.
    Aquí te contamos qué debe tener un seguro de viaje para Estados Unidos y aquí encontrarás un 5 % de descuento en los seguros de Mondo.
  • Si alguien de tu familia necesita atención médica no urgente, lo primero que debes hacer es llamar a tu seguro para saber a qué consulta u hospital dirigirte. Es mejor que no vayas directamente al primero que encuentres (suponiendo siempre que no se trate de una urgencia, claro), ya que no sabes si el seguro te cubrirá los gastos.
  • Para emergencias, llama al número 911.

Enjoy!

  • Es probable que lleves tiempo preparando y soñando con este viaje, así que seguro que sientes nervios y emoción a partes iguales.
    Y no te engañaremos: Nueva York a veces puede ser agobiante y caótica y no es la ciudad más family-friendly del mundo, pero también es estimulante, única y maravillosa.
    Seguro que superaréis cualquier pequeño obstáculo que se presente y que el vuestro será un viaje inolvidable. Quizás el primero de unos cuantos… Enjoy!
  • Y, si te queda alguna duda o quieres añadir otros consejos, déjanos un comentario.

Esperamos que estos consejos para viajar a Nueva York con niños te hayan dado un poquito de tranquilidad y que disfrutes de nuestra ciudad al máximo. ¡Buen viaje!

 

Código de confianza

Si compras a través de algunos de los enlaces de A Nueva York, nos dan una pequeña comisión. Así podemos compartir guías gratis, independientes y sin anuncios. ¡Gracias! Nuestro código de confianza.

45 consejos para viajar a Nueva York

¿Quieres recibir las nuevas guías de Nueva York?

Suscríbete gratis a nuestra newsletter y te enviaremos los '45 consejos para preparar tu viaje a Nueva York'